Cuatro enfermedades del melón y la sandía en primavera

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×

Con la llegada de la primavera la naturaleza resurge de su letargo invernal y dice “aquí estoy”. Durante este período la actividad de nuestro invernadero aumenta con la presencia de agentes amigos y otros que no quisiéramos ver. Nos referimos a cuatro enfermedades del melón y la sandía que en primavera nos pueden complicar la cosecha. La principal razón es que las temperaturas suaves y las altas humedades (en torno al 80%) favorecen la aparición de estos hongos. Vamos a conocerlos!.

Mildiu

El Mildiu es un patógeno que depende de las condiciones climáticas. En invierno se mantiene callado y en verano se adormece por la falta de humedad. En primavera y en otoño es cuando este hongo actúa. Para dispersar sus esporas necesita agua libre y una temperatura de 16 a 22 grados centígrados. Infecta las hojas provocando manchas de color verde claro que luego tornan a amarillas. Estas manchas son de color violáceo en el envés de la hoja, que queda finalmente como acartonada. Recomendamos usar Movimar.

Botrytis

Algo muy común en primavera es la pudrición, a la que ayuda el Botrytis o Podredumbre gris que suele hibernar en el suelo. Este parásito actúa a través de heridas o flores no fecundadas produciendo lesiones pardas en hojas, tallos y flores. También afecta a los frutos en los que provoca una mancha blanquecina. Los pétalos infectados se caen y ayudan a dispersar el hongo, gracias al viento.

Mycosphaerella

Cuando creías que lo tenías todo controlado notas como si las hojas de las plantas se marchitaran. Probablemente, hayas recibido la visita de la Mycosphaerella, otro hongo que también disfruta con la humedad y al que le encantan las plantas de sandía, melón y pepino. Puede sobrevivir en los restos vegetales sin descomponer durante más de un año. Al igual que su amigo el Botrytis le gusta atacar cuando la planta presenta heridas o está debilitada por algún estrés. Los síntomas en hoja se manifiestan como manchas circulares oscuras o negras rodeadas en ocasiones por un halo amarillento. A menudo la infección comienza como un marchitamiento en el borde de la hoja avanzando hacia el centro.

oidio

Y no podemos acabar sin antes conocer el Oidio, caracterizado por un vello blanquecino que lo diferencia de otros hongos. Su aspecto es como una ceniza que va secando las hojas. También afecta a tallos y peciolos e incluso frutos en ataques muy fuertes. En este caso, las malas hierbas son sus aliadas para crecer y expandirse. Recomendamos aplicar Quintet.

¿Quieres que hablemos de alguna otra enfermedad más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *